De paseo, gafas y sombrero