Menudencias de un turista vil, Roma