De paseo, el collar inesperado