De paseo, el bolso de cebra