De paseo, la falda de cebra