De paseo, lana y oro