Visitantes, Amina En-Nassi

Foto de Amina por Ksenia Sushko

Hoy nos visita Amina En-Nassi, una estudiante y fotógrafa de Odessa que pese a su juventud veinte años— ya ha particiado en varia exposiciones como
 Instantánea del año-2019, 2020, Fractura en Svidomosty y Poglyad-2020. También ha publicado la serie de fotos #stayhome en el blog Kiosk der Demokratie. Para conocer a esta artista nos presenta su serie fotográfica Lost desires que nos describe a continuación:

Lost desires es un proyecto sobre la relación entre las cosas perdidas y los deseos inconscientes durante una pandemia. Dado que son los deseos los que impulsan una cadena de
acciones inconscientes y transmiten la atmósfera de insinuaciones, la idea de realizar un proyecto sobre cosas abandonadas, olvidadas y tal vez rechazadas, me vino cuando revisé los archivos de fotografías tomadas durante la pandemia: una época de desapego, desconfianza y autoaislamiento de la sociedad. Durante ese período, viví un estancamiento fotográfico. Debido a la similitud de mi estado de ánimo con el ambiente lúgubre de las fotos que vi, decidí empezar a fotografiar cosas olvidadas en la calle. Para mi sorpresa, fueron bastante fáciles de encontrar, especialmente en parques, mercadillos, donde, a pesar de las restricciones, siempre hay una gran concentración de personas. La mayoría de las veces, encontré guantes, peluches en las ramas y en cercas o cualquier otra superficie. Una persona que encontró algo perdido en el camino lo dejó a la vista, esperando que el dueño regresara y lo encontrara.

El número de cosas olvidadas «accidentalmente» aumenta tan rápidamente como el nivel de preocupación pública sobre la cuarentena y nuestro futuro. Este fenómeno me llevó a pensar en la posible relación del subconsciente humano y las acciones inconscientes «incorrectas». Sigmund Freud en sus estudios caracterizó la pérdida de las cosas como un trampolín para la realización de nuestros deseos inconscientes. En este caso, surge un conflicto interno entre dos intenciones (consciente e inconsciente), una de las cuales puede suprimir completamente a otra en determinadas ocasiones (situación estresante, miedo). Por ejemplo, un niño que no tiene ganas de jugar con un juguete lo pierde inconscientemente. El propietario también podría rechazar cualquier parte de la ropa de abrigo que cause emociones negativas. Además, la mayoría de las cosas perdidas son un mal presagio: la pérdida de un guante, por una pelea o  problemas en el trabajo. Con el tiempo, la pérdida se olvida, pero la huella dejada de una persona, de sus pensamientos perdidos se queda en esto para siempre. La pregunta «¿es la pérdida un accidente o un trasfondo implícito?» todavía se ha quedado abierta.

 

Fotos serie Lost desires: ©

Be first to comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.